jueves, 15 de marzo de 2012

Paul McCartney en el Estadio Azteca, 15 tips para el concierto.



Tengo la fortuna de haber asistido a más de 10 conciertos de Sir Paulie, por lo que me permito ofrecerte algunos tips que te pueden ayudar y hacer gratísima la experiencia.

1.- Registrate en la página de Paul McCartney como fan, hay 2 tipos de cuentas la básica y la Premium, la cuenta básica es gratis. Por favor registra tu cuenta de correo que visites con mayor frecuencia. El link es: http://www.paulmccartney.com/web/guest/fans-home

2.- La venta de los boletos será la última semana de marzo para los conciertos del estadio Azteca es por Ticketmaster con una preventa para tarjetahabientes Banamex, pero un día antes habrá una preventa para fans registrados en su página, te llegará una clave a tu cuenta de correo con el link para hacer la compra de tus boletos un día antes de la preventa Banamex. Ojo: la preventa para fans puede ser en día sábado o domingo.

3.- Si tus boletos son de Ticket Pass (son aquellos de los cuales te dieron un código y los imprimiste desde tu computadora) es necesario que lleves aparte de tus boletos impresos una identificación oficial original de la persona que hizo la compra de los boletos (Credencial del Ife, Pasaporte, Licencia) y así como la tarjeta de crédito que se utilizó. Esto solo por si al momento de leer con el scanner el código de barras resulta ilegible.

4.- Hay una sección de boletos VIP que cuestan alrededor de $1,000 UsDlls cada uno; son los 100 mejores asientos del concierto: hasta adelante y en la parte central. Te incluyen acceso al soundcheck, playera oficial, litografía original, buffet vegetariano y la oportunidad de ver el show en los mejores lugares. Se compran vía la página de Paul con cargo a tu tarjeta de crédito.

5.- El día del concierto lleva dinero. Se venderá en forma Oficial el Programa de la Gira, Playera y pins. Además de la típica memorabilia no oficial de cada concierto: playeras, tazas, revistas, plumas, etc. Si no mal recuerdo la vez pasada el programa y la playera oficial costaron $500 cada uno.

6.- Es “obligatorio” que lleves encendedores, inclusive de repuesto a Paul le gusta mucho el acompañamiento rítmico luces/música que se hace en México.



7.- Llega temprano, el estacionamiento del estadio azteca se llena pronto, por lo que tendrás que dejar tu auto en las colonias que rodean al estadio.

8.- Lleva calzado cómodo, para ingresar al Estadio Azteca tienes que hacer una caminata larga, por ser Paul vale la pena.

9.- Paul grabará los 2 shows con cámaras de alta definición, te invito a que vayas disfrazado, cantes, bailes sin complejos; en una de esas, apareces en el dvd.

10.- El show es muy interactivo, Paul te pide que lo ayudes con los coros, hay desde los sencillos: “na na nahhh”, “oph eohp”; hasta elaborados: “all we are saaaaying”, “Aaaaah look at all the lonely people”.

12.- Algunos grupos de fans se organizan por las redes sociales para hacer dinámicas por favor estate atento por si deseas unirte. Para el concierto de Ringo llevamos globos amarillos que sacamos cuando cantó la de Yellow Submarine y este detalle le gustó mucho a Ringo.

13.- A Paul le gusta leer los cartones que escriben los fans, en ocasiones sube al escenario al fan. Se creativo.


14.- Al final del concierto, Paul acostumbra firmar algunos Lps y los regresa al público como si fuera un frisbee, importante: el toma los lps del suelo no vayas a aventárselo directamente.

15.- Si le vas a regalar algo, acuérdate que es ecologista. Una vez un cuate le regaló una artesanía y venía en un estuche de piel!!! T o i n g. Te recuerdo que en su anterior visita se hospedó en el hotel Four Seasons de la zona de Torre Mayor (Reforma).

Que disfrutes tu experiencia, créeme es algo único.

lunes, 5 de marzo de 2012

Memoria Viva. Crónicas de emigrantes de Santa María Tavehua, Oaxaca al Valle de México.



Por Verónica Vazquez Mantecon

Este libro es un testimonio de supervivencia. No sólo personal sino colectiva. Aquí queda constancia de los valores que han dado fundamento a la comunidad indígena: la reciprocidad y solidaridad expresadas en el tequio y la gozona, el deber de enterrar a los muertos con dignidad, la valoración de la sabiduría de los ancianos, el apego y el respeto por la tierra y sus frutos, la responsabilidad de participar honorariamente en los puestos públicos, la voluntad de continuar, pese a tanta adversidad, con las tradiciones de los que estuvieron antes.

Los textos aquí reunidos dan cuenta de la fuerza, de la voluntad, de la determinación de salir adelante, de enfrentar cualquier infortunio a cualquier edad y en cualquier lugar. Quien lea esto se dará cuenta de lo que son capaces los pobladores de Santa María Tavehua en su afán por mantener los lazos comunitarios donde quiera que se encuentren.

El sentido de pertenencia a la comunidad subordina el interés personal al colectivo. Hay una convicción esencial de pertenecer que se expresa en el deber de cuidarse los unos a los otros, de valorarse en todo lo que valen, de otorgarse a sí mismos la importancia que saben que tienen y que muchos les niegan. Hay orgullo por las raíces y la historia compartida, de ahí la importancia de preservar la memoria. Aquí se recogen vivencias y recuerdos que rescatan del olvido las experiencias de gente valiente y portadora de una herencia ancestral.

Pese a que se rememoran carencias y la dureza de la vida, todos añoran ese lugar originario, donde fueron amados por sus padres y conocieron el mundo. Conservan en la memoria la imagen de las nubes y el azul del cielo serrano, el color naranja del barro, los olores de la tierra y del aire y los sabores. Pero sobre todo, aman los sonidos: de pájaros y de agua, el de la lengua propia y de la música de las bandas de aliento que los hace bailar vestidos de blanco con ramos de flores en las manos, y que constituya un lazo afectivo que los une como un cordón umbilical a la madre; madre tierra, madre pueblo, madre comunidad, madre amorosa.

Y este vínculo no lo rompen ni la distancia ni las fronteras porque se lleva muy dentro. A donde vayan llega: camina con ellos desde Tavehua hasta Oaxaca, la Ciudad de México o Los Ángeles. Los mantiene unidos y reproduce donde se hallen la música y los bailes, el caldo y los tamales, los huipiles y la alegría de reconocerse hermanos y contar los unos con los otros.

Bienvenido sea este libro porque deja constancia para la historia de que existieron zapotecos valientes, alegres, solidarios y de gran corazón. Aquí están sus nombres y sus historias. Ya no podrán ser olvidados.