miércoles, 10 de abril de 2013

¿La primera canción mexicana?


                                                                                                           A Lovely Julia

Por BetoCronopio.

¿Cuál es la primera canción mexicana?.

Responder esta pregunta nos lleva a considerar cual es lo mexicano, la esencia de la mexicanidad: los habitantes originales de Mesoamérica, los invasores españoles, la raíz negra de esclavos que vinieron, ese crisol donde se fundieron lo que sería la "raza de bronce".  Este artículo escapa a tratar de definirlo, autores como: Samuel Ramos, Octavio Paz, Gutierre Tibón, Leonardo Da Jandra,  Carlos Fuentes, entre otros; han delineado ese brumoso concepto de la mexicanidad.

Pero lo que si pretendo es contribuir con, lo que en mi opinión, podría tratarse de la primera canción mexicana, dejo a los investigadores la tarea de definir si hubiera alguna otra (se muy bien que el tema da para una tesis de doctorado en donde presenten la canción de una persona cuyo papá fue un español y su madre una indígena) pero hasta entonces, propongo esta como la primera canción mexicana.  No quiero decir que los pueblos precolombinos no tuvieran canciones, solo que es la primera canción que recrea un pasaje de nuestra historia común entre mexicas y españoles.

"La noche triste" es un pasaje de nuestra historia que sucede  la medianoche del 30 de junio de 1520 cuando Hernan Cortés y sus tropas, tiene que salir huyendo del Palacio de Axayacatl (en pleno centro de la ciudad) donde lo había alojado el emperador Moctezuma, los mexicas se dan cuenta y los atacan, entonces, en la caótica huida los españoles pierden soldados, caballos, joyas, etcétera.  Lo que lograron salir se agruparon para irse al pueblo de Tacuba, la leyenda cuenta que Hernán Cortés lloró al pie de un ahuehuete por haber perdido la mitad de su ejército.

Unos días después de este suceso, se tiene registrado que los soldados de Cortés cantaban un romance que tiene por letra:
" En Tacuba está Cortés,
con su escuadrón reforzado;
triste estaba y muy penoso,
triste y con gran cuidado;
la una mano en la mejilla
y otra en el costado".